taxista-gutemala_intro

Guatemala Paraíso desconocido! – Parte 1

Este es uno de los viajes internacionales más espontáneos que he realizado. Y como toda buena aventura siempre hay una historia que nos lleva al dichos lugares…

Esta historia comienza un domingo playero, de buena música y tiempo de calidad con amigos nuevos y viejos. Y hablando de todo como los locos, salió mi tema favorito Wanderlust. Y entre sueños y fantasias empezamos a planear vagamente un viaje. Pero luego de un par de minutos ya hablábamos de otra cosa, y el momento fantástico de viajar se esfumó. Para mi sorpresa una de mis nuevas amigas interrumpe y comenta el precio de los pasajes…ella no dejó pasar el tema. Y se animó a un par de días de aventura, en un lugar nuevo fuera de la rutina y distante de casa. El plan original era ir a Machu Picchu, conocer Peru. Pero viviendo en Estados Unidos las vacaciones y los días libres en cualquier trabajo formal son contados, y casi escasos. Así que luego de un par de horas navegando en internet en busca de aventura, buscando un lugar “cerca” para no perder mucho tiempo viajando, que no excediera nuestro presupuesto, y que pudiéramos conocer suficiente en el par de días que teníamos disponibles para ir…algunas personas hablaban de Guatemala.
En varios foros lei que Guatemala era un país muy bonito, y que era uno de los más económicos de América para viajar como mochilero.
Anteriormente amigos me comentaron de Guatemala, pero todo cuento hasta el momento se quedó corto con lo que conocimos. Guatemala es un paraíso más hermoso de lo que cualquiera podría contar.

wanderlust
Luego de unos cuantos emails planeando lo que haríamos, a donde iríamos y todo lo demás; el viaje quedó listo en menos de semana y media desde el domingo playero de comienzos de marzo.

Y nuestro viaje comenzó…

Mayo 22 jueves:
Viajamos a ciudad de Guatemala casi a medio dia desde Fort Lauderdale vuelo directo, casi unas 3 horas. Al llegar hicimos el correspondiente cambio a moneda nacional, y con Quetzales en manos salimos a buscar un taxi que nos llevará al centro de la ciudad para empezar con la degustación gastronómica.taxista-gutemala
Nuestro taxista fue la introducción a la amabilidad y buena energía de todos los locales. Tuvimos una conversación muy inspiradora con nuestro guia del momento. Y como parte de su amabilidad, nos ofreció un cuaderno donde los turistas que a transportado le escriben, algo asi como un saludo o un “review”; claro también dejamos nuestro saludo en su cuaderno de “visitas” y para nuestro recuerdo tomamos una foto con el. Hablando de todo un poco nos comentó de su fuerte creencia y fe en Dios, que siempre lo cuida, lo acompaña y lo ayuda proveer para su familia; dicho hombre transmitía una paz y muy buena vibra. Le contamos nuestros planes y le pedimos su sugerencia, y nos llevó al centro de la ciudad a un restaurante de comida típica llamado Kakao.

Explorando el menú, lleno de nombres de especias y cosas que no teníamos ni idea que eran. Conversamos un poco con el mesonero y cada una eligió algo típico. Yo recuerdo que ordene pechuga de pollo al loroco.
El loroco era el ingrediente especial de mi plato, y yo no tenía ni idea de que era o a que sabía. El mesonero me explico un poco que el Loroco es una planta que su flor es comestible. Claro con la explicación igual seguía sin tener ni idea que tal seria.

Luego de un par de minutos de espera, nosotras admirando el lugar; un restaurante muy bonito con cierto toque colonial, con todo el techo de paja, pero muy organizado y bien decorado. Llegó nuestra comida, la presentación era muy provocativa. Y aquel primer bocado fue dar un paso hacia el paraíso. Que rico! que estaba todo, el loroco era fantástico, todo estaba riquísimo; mi plato el de mi amiga, todo!. El almuerzo fue un éxito, la comida fue algo exquisito, y para terminar bien, un buen cafecito.
Nuestro plan para el dia era, ninguno. Teníamos un par de horas antes de tener que estar en la estación de buses. Hablamos con el gerente del restaurante y nos permitió dejar nuestras maletas un par de horas a su cuidado, mientras caminábamos un poco la zona al rededor para tener una probadita de la ciudad.

No se si hemos vivido en un ambiente hostil toda la vida, estamos acostumbradas y no lo notamos; pero nos asombraba la amabilidad, el buen genio, la disponibilidad de cada Guatemalteco con el que interactuamos de cualquier manera.

Como no enamorarse de un país con gente tan amable?…y apenas nuestro viaje iba comenzando…

Encontramos gente en su dia a dia, centros comerciales, la respectiva tienda de Hard Rock, están en todos lados. También un puesto ambulante vendiendo mango con sal, pimienta y adobo, esto ni en sueños se conseguiría en Lincoln Road, Coral Gables, o en Las Olas. Con la boca echa agua nos dimos nuestro gusto de mango en Guatemala, y por momento me sentí de 13 años en la plaza de los mangos comiendo lo mismo, en San Cristóbal (mi ciudad natal) en Venezuela. Y allí nos sentamos a ver la gente pasar…por más que todos estaban en su rutina, de igual manera se sentia esa inexplicable sensacion que se tiene en latinoamérica, que de el tiempo pasa normal; o lento comparado al ajetreo Norte Americano.

Dando vueltas conseguimos un lugar casi escondido de billar. y para pasar un poco el tiempo y no alejarnos mucho de donde dejamos las maletas, entramos ajugar unos partiditos de pool. Y probar la cerveza local – Gallo -, o como mi amiga (un poco despistada ella) la llamo mas de una vez… cerveza pollo!

Sabes que tienes buena compañía en una aventura, cuando se pueden reir de los despistes y locuras

Luego de aquel paseo citadino, regresamos por nuestras maletas y nos encaminamos a la estación de buses. Ya se acercaba el final de la tarde y teníamos dos puestos previamente comprados en la línea dorada, que sale de ciudad de Guatemala a Flores. Nuestro viajecito duró 8 horas de sueño durante la noche. Con una sola parada en una alcabala donde la guardia nacional nos bajo y reviso el bus, de manera rutinaria, como a las 2am. Volvimos al bus, y de camino al departamento de Petén, al norte de Guatemala en Frontera con México y Belize. Al llegar no había ni salido la luz del sol, y nos toco esperar por nuestro tour que nos buscarian en la estación. Mientras tanto cruzamos la calle por un desayuno… y más espera de por medio…

Flores, es una pequeña ciudad en una isla en el departamento de Petén, en el lago Petén Itzá.
flores_guatemala